Una escuela en un entorno natural

Tenemos la suerte en Turó de tener todas las instalaciones del colegio en un marco absolutamente natural: los espacios amplios, las zonas ajardinadas, el aire puro y tranquilo, etc. hacen que nuestros alumnos puedan disfrutar de un entorno natural que sería la envidia de muchas personas de nuestros alrededores y, por qué no decirlo, de muchos otros alumnos de escuelas que no tienen estas posibilidades.

Esta situación excepcional provoca, de hecho, muchas posibilidades educativas que vienen facilitadas por el marco natural del que estamos hablando. Un ejemplo de esto, puede ser, la posibilidad de trabajar un huerto urbano, el respeto a las plantas y las flores –que hacen mucho más agradable la vista de las instalaciones-, el cuidado de los animales que pasan dentro de los límites del colegio. Es frecuente, por ejemplo, que los alumnos de Primaria –que son los más entusiastas del mundo natural- ayuden al rescate de alguna especie que ha “caído” en sus manos y la https://kiteessay.com/essay-writing-service presenten a los profesores especialistas en Biología para tratar de encontrar una solución para su recuperación. El cuidado de la naturaleza y de todo lo que la envuelve se convierte, pues, en una materia educativa muy viva y muy activa fuera del aula.