Els Pastorets de Les Alzines

Cada año, cuando todos estamos en casa lejos del frío del invierno; cuando todos nos preparamos para vivir las Fiestas de Navidad haciendo de nuestro pisito un lugar alegre engalanado con tonos rojos, blancos y verdes… a Les Alzines se prepara algo muy diferente. Las alumnas de 4º de ESO hacen uso de todo su esfuerzo y toda su dedicación buscando hacerse dignos de seguir, un año más, representando la Navidad de hace 2000 años poniéndose en la piel de los pastores.

Como es costumbre, todas las cosas grandes empiezan por pequeños detalles: pasando por los nervios del casting llegamos a la constancia necesaria de los ensayos. Día tras día, ensayo tras ensayo, con fortaleza, esfuerzo y, sobre todo, compromiso y constancia. Lo más importante, sin embargo, es aprender las unas de las otras. Todo esto nos lleva a la obra: subir encima del escenario con el objetivo de hacer cómplices a todos los que se sientan en las butacas del teatro.

La obra es fruto de muchas manos y muchas horas. ¡Muchas profesoras, muchas alumnas y horas de patios “llenas” de ensayos! Pero no son sólo las manos y las horas de las que salen a escena sino también de todas aquellas que siguen los pasos muy de cerca: apuntadoras, siempre pacientes y alerta; maquillaje y vestuario, capaces de transformar el aspecto de alumnas corrientes en personajes de un contexto remoto totalmente diferente al que vivimos; las que llevan el “atrezzo” que, con sus manos y un poco de fuerza transformaron un sencillo pedestal de madera en auténticos paisajes que definen el camino de los pastores, etc. Un punto muy importante para las actrices es aprender a actuar a pesar de no hablar, y los personajes secundarios lo cumplen con éxito. Entre todas se constituye el marco de la representación y todas son imprescindibles para que el espectáculo continúe.